jueves, 23 de junio de 2016

Entrevista a Jorge Sanz

CARLOS VILLALBA

Jorge Sanz es una de las piezas claves para entender el ciclismo español. Tanto el masculino como el femenino. Tuve serias dudas de cómo afrontar la entrevista. Era evidente que tenía que hablar con él sobre el MovistarTeam, pero mi interés por el ciclismo femenino me obligaba a preguntarle por su etapa en el equipo Lointek. Finalmente no entrevisté al preparador del mejor equipo del mundo, ni al director deportivo de la escuadra referente en chicas, sino que me decidí por entrevistar a Jorge Sanz. Hablé con él largo y tendido sobre ciclismo, sobre fútbol y sobre su trabajo.

¿Qué deporte practicabas cuando eras un niño y a qué deportista querías parecerte?

Toda la vida he practicado fútbol. Quería competir en ciclismo, pero mi padre que venía del mundo del ciclismo me decía que no. Según él, el ciclismo era muy duro y poco agradecido. Había que sufrir mucho y se tardaba mucho en conseguir una recompensa si llegaba. Al final la cabezonería de buen navarro me hizo decantarme por el ciclismo. Aunque me gustaba mucho el fútbol, disfrutaba más con la bici y en cadetes opté por el ciclismo.
Nunca admiré a nadie en particular pero por cercanía ahí estaba Indurain aunque se acababa de retirar. En cuanto al fútbol, por obligación soy del Barça (risas), mi tío es el segundo entrenador del Barça (Juan Carlos Unzué) y tenemos la vena culé muy metida en el cuerpo.


Sin embargo, al estudiar te especializas en fútbol y ciclismo…

Me metí a estudiar INEF porque me encanta el deporte. Cuando yo empecé, recuerdo que en España solo había especialidad de ciclismo en la Universidad Europea. En Granada creo que todavía no había empezado y se decía que en Huesca iba a empezar. Como ya estaba compitiendo en amateur y quería estudiar, me fui a la más cercana para poder seguir compitiendo. En Vitoria no había especialidad de ciclismo. Finalmente me trasladé a Barcelona porque estaba un poco a disgusto en la universidad. En Barcelona la especialidad reina son los deportes colectivos, entre ellos el fútbol. Influenciado por mi tío y la familia decidí especializarme en fútbol, pero siempre mirando de reojo al ciclismo. Además, por aquella fecha mi hermano ya empezaba a competir en juveniles (Enrique Sanz) y yo le llevaba los entrenamientos.

Comienzas en al Athletic Club de Masnou y en la Federación Navarra de Ciclismo con un puesto más bien de coordinación, ¿de qué te sirvió aquella época?

Nada más graduarme empecé como coordinador de los preparadores físicos del Athletic Club de Masnaou. Nos centrábamos en el equipo que estaba en primera territorial y juvenil, además de la coordinación de todos. Aunque al principio fue muy interesante la propuesta, a mitad de temporada empezaron los impagos y decidí regresar a casa.  En el fútbol tienes que caer en el momento y el lugar adecuado. Aún así, estaba muy cómodo, pero tienes que vivir, estaba de alquiler, y no pagaban…Al volver me propusieron entrar como director técnico en la Federación Navarra de Ciclismo. Me saqué el nivel III de ciclismo y entré. Estaba de director técnico y de seleccionador de categoría amateur. El trabajo en la Federación fue muy complicado. Comprobé de primera mano que trabajar en una Federación es muy desagradecido y muy difícil. Allí uno busca el bien de todos pero siempre hay perjudicados, y éstos piensan que vas en contra de ellos. Esto fue muy difícil. Incluso tenía un proyecto pensado que ni siquiera llegué a proponer. Me sirvió para coger experiencia.

¿Cuáles son las grandes diferencias entre la preparación de un futbolista y la de un ciclista?

No son deportes tan diferentes. Son deportes que se desarrollan en un espacio de tiempo largo, en fútbol son 90 minutos, y en ciclismo tenemos desde una contrarreloj de 15-20 minutos hasta las etapas que duran horas. Pero a lo largo de ese espacio de tiempo, ambos deportes tienen acciones muy intensas, en el fútbol más aún, desde un salto de unas décimas de segundo hasta esprines largos o periodos de juego intenso de 1 minuto. En ciclismo desde esprines a arrancadas. Es mucho más explosivo el fútbol, pero en cuanto al carácter de esfuerzo fisiológico tienen ciertas similitudes. La gran diferencia del fútbol radica en la dureza que suponen los impactos, caídas, saltos… es una machacadora muscular que en el ciclismo por suerte solo lo tienes en las caídas.

Desde 2008 hasta 2011 eres director deportivo del equipo Lizarte, ¿qué aprendiste en esos años?

Empecé como mecánico y curiosamente coincidió con los años que estuvo en el equipo mi hermano. El primer año iba a algunas carreras como director pero en las menos importantes, empecé ayudando a Iban Latasa quien ahora es director en el Caja Rural. El segundo año ya nos repartimos un poco más las carreras, aunque él cogía las carreras más importantes. Y el último año si estuve llevando yo más el peso. Por supuesto, compatibilizando con Manolo Azcona que era, y sigue siendo, señor y jefe. No me gustaba ir a las carreras en las que corría mi hermano para no estar influenciado. Manolo lo sabía y si tocaba, tocaba, pero lo evitaba. Le ponía muchas ganas y me montaba unas películas buenísimas para preparar las carreras. Aprendí muchas cosas de las que hay que hacer y de las que no hay que hacer. Todo me sirvió mucho para luego poder manejar el equipo Lointek de chicas.

¿Cómo fue tu paso por el Lointek?

Lizarte lo dejé a mitad de temporada porque llegó un momento en que no podía compatibilizarlo con la Federación. Por casualidades de la vida, al poco tiempo de dejarlo, el presidente con el que yo estaba en la Federación dimitió y nos tuvimos que ir con él todo el equipo que habíamos entrado. De hecho, no acabamos la legislatura de 4 años que nos tocaba y me quedé sin nada en mayo. Estuve un tiempo viendo para dónde tiraba. Seguía llevando a corredores, gente del Lizarte, pero estaba un poco indeciso. A finales de septiembre u octubre me surgieron dos llamadas seguidas, una de Jon Iriberri para que me pusiera en contacto con Emilio Ramos para dirigir a Lointek, y seguidamente me llamó Mikel Zabala diciéndome que había formado un proyecto de preparación para trabajar con Movistar. Estábamos Artetxe, Manuel Mateo y yo. Me preguntó si estaba de acuerdo, y claro, no pude decir que no a ninguna de las propuestas. No sabía cómo podría llevarlo todo adelante pero al final salió echándole bastantes horas.
De mi trabajo en Lointek es una de las cosas de las que más orgulloso estoy junto al equipo de fútbol donde estuve como preparador. En el fútbol levantamos bastante e hicimos ver a los padres que los chavales no eran tan malos como parecían y nos salió bien. En Lointek creo que recogí un equipo que estaba desgastado, llevaban varios años en la misma línea, todos los equipos necesitan cambio y por suerte caí yo. Supe leer ese cambio y supe leer las necesidades y lo que pedían las chicas. El equipo no lo hice yo, me venía hecho. El primer año nos salió impresionante. No me lo habría creído a priori. Inicio de temporada espectacular, en copa de España arrasamos, en la Bira fuimos protagonistas, no solo con Belén López que hizo una buena general sino con el Lointek tirando y trabajando. Algo a lo que las chicas no estaban acostumbradas en una carrera como la Bira. A lo largo del año seguimos esa línea. Belén anduvo a un nivel impresionante. Ella junto a las jovencitas que habíamos promocionado, como Sheyla y Eider, hicieron que todo saliera bastante bien. Creamos un buen grupo.


En el segundo año pudimos fichar a alguna corredora como Biannic detrás de la cual llevaba bastante tiempo. Nos pusimos el objetivo de ganar una carrera internacional pero no lo conseguimos, hicimos segunda y tercera, pero no metimos gol. Creo que mejoramos los resultados del año anterior. Progresaban las jóvenes y aparecía Alicia González que demostraba lo que apuntaba desde juveniles.
Antes de entrar en Lointek no conocía el ciclismo femenino más allá de lo que puede conocer todo el mundo que está dentro del ciclismo. Las cuatro corredoras que sonaban Marianne Bos, Armitstead, etc. A nivel estatal conocía las anteriores Iturriaga, Sanchis… Como experiencia contaba con unos campeonatos de España con la Federación Navarra. Había trabajado con Cristina Alcalde, Joane Eslava y demás. La verdad es que conocía más bien poco, solo de oídas. Desde octubre-noviembre, cuando cerré el acuerdo, hasta las primeras carreras, no hice más que documentarme, estudiar, mirar trayectorias de corredoras y clasificaciones. Al llegar a la primera carrera me di cuenta de que no tiene nada que ver, es otra forma de plantear las carreras, es otra forma de correr con respecto a los chicos. Tuve que aprender cómo se planteaba una carrera y cómo se desarrollaba.

¿Diferencias entre ciclismo femenino y masculino?

A la hora de dirigir es lo mismo en chicas que en chicos, pero sin infravalorar a las chicas, el ciclismo es diferente. La capacidad física es algo menor, tanto en fuerza como en intensidad y en fondo, para las chicas. Esto hace que la velocidad sea menor y la capacidad para poder escaparse es mucho menor también. Si te das cuenta, escapadas en carreras de chicas apenas se producen. Además, en carreras internacionales, los equipos son de 6. Esto provoca que no tengas un equipo para poder trabajar y cerrar una carrera. Ni siquiera los equipos grandes lo hacen. El control al que estamos acostumbrados en una carrera de chicos, en chicas no ocurre. Es muy rara la vez en que vemos dejar formarse una escapada y controlarla desde el pelotón. Otro factor que influye es que los equipos de chicas son poco homogéneos en cuanto al nivel de sus corredoras. Existe mucha diferencia de nivel entre compañeras del mismo equipo y dentro del pelotón. En una Bira por ejemplo, podemos encontrar desde una selección española que lleva una juvenil hasta la campeona del mundo élite. Las diferencias son abismales, todo lo contrario a los chicos, donde las diferencias son mínimas y encontramos un ciclismo tan cerrado. En las chicas esto va cambiando gracias a la profesionalizando que están viviendo, aunque se produce muy poco a poco. Hay que plantear las carreras de forma diferente. Cuando yo estaba era una dualidad, Bizkaia Durango y Lointek, y no eran carreras, eran otra cosa.

¿Existen diferencias entre la preparación de un ciclista profesional y una ciclista profesional?

Trabajas prácticamente igual. Solo tienes que tener en cuenta ciertas diferencias que tiene las chicas en su estadio hormonal y tienes que planificar en función a ello.

El otro día entrevisté a Mavi García y me comentaba que ella estaba más delgada que el resto por venir de la carrera a pie, ¿Por qué las ciclistas tienen un cuerpo diferente a los ciclistas e incluso a las atletas de fondo?

No creo que Mavi esté más delgada por el hecho de correr a pie. Creo que es más una cuestión genética personal, aunque no la conozco. Corredoras como Eider Merino o Rocío García no tienen nada que envidiar a Mavi en cuanto a grasa corporal. Creo que no hay diferencias entre hombre y mujeres. Quizás pueden parecer más escuálidos los corredores de a pie porque la fisionomía o anatomía que necesita un maratoniano es diferente. Debe ser pequeña y con poca masa corporal. El cuerpo es inteligente y se adapta a lo que haces. Los amateurs se liman más cuando pasan a profesionales, tanto a nivel adiposo como a nivel muscular. Pierden ambas cosas. Pasan de hacer distancias de 140 kilómetros a 240 kilómetros. A un atleta le pasa lo mismo. Ella quizás tenga ese gran beneficio de estar muy fina a nivel adiposo y no padecerlo en sus fuerzas. Además hay que tener en cuenta la cuestión biológica. No es lo mismo una chica de 17 años que está hormonando y cambia su fisionomía por cuestiones naturales, a una chica de 20-30 años que está madura y más fina con un cuerpo ya estable.
Por ejemplo, Belén me decía que era delgadita, luego en juveniles y amateur cogió peso, y haciendo lo mismo, lo perdió paulatinamente. Lucia González me decía lo mismo, que en juveniles era muy delgada, en sub 23 se puso más ancha, y luego de nuevo bajo de peso. Cada una tiene su cronología de evolución.
Seguro que hay estudios que corroboren o desmientan lo que plantea Mavi pero no tengo conocimiento de ellos. No quiero desmentir lo que dice ella pero no creo que sea la carrera a pie el motivo de estar más delgada a nivel graso. A nivel muscular, las maratonianas seguro que están más delgadas. Entre otras cosas, porque una maratoniana no tiene que hacer una arrancada. Sin embargo, en ciclismo tienes que estar continuamente arrancando, parando, esprintando…y para eso, necesitas masa muscular. ¿Pregúntale a Eider Merino lo mal que lo pasa cuando le arrancan? (risas). Sin embargo, Sheyla Gtierrez cuando arranca va como va.


¿Por qué crees que el ciclismo femenino está tan por detrás del masculino en cuanto a afición se refiere?

En general, en el deporte se sigue más el masculino. El deporte masculino suele ser más espectacular ya que el hombre tiene más fuerza por una cuestión de naturaleza. Si los comparamos entre sexos, el hombre hace cosas más extraordinarias en cuanto a fuerza se refiere. Cosa que no ocurre por ejemplo en la gimnasia. Es más espectacular ver a las chicas.
Existe también un componente histórico. De hecho, antiguamente no estaba bien visto que la mujer practicara deporte. Eso ya lo llevan en contra. Creo que es más espectacular el del hombre, pero gracias a la profesionalización del ciclismo femenino, cada vez se está acercando más al masculino.
Otro problema es que no podemos ver el ciclismo femenino en la tele. Hablando con Sheyla el otro día me decía que en el Tour se ha ido rapidísimo con etapas de 1.500 de desnivel a 39km/h, y eso es mucho nivel. Etapas de 140 kilómetros. Ha tenido que estar divertida la cosa.

¿Cuál es tu rol dentro del MovistarTeam?

Llevar un grupo de corredores. Nos los dividimos por igual entre los preparadores. Hay corredores que te piden estar más encima y otros te piden estar más sueltos. Controlar y cuantificar bien las cargas para tratar de llegar bien a las competiciones. Todo coordinado con el staff de médicos y directores, y conseguir que el corredor se sienta más protegido y cuidado.

¿Cuáles son los ciclistas que llevas tú personalmente?

Jorge Arcas, Antonio Pedrero, Marc Soler y Carlos Betancour. Con Carlos estamos empezando, tratando de que coja confianza con nosotros. Por ahora va bien. Entrando un poco en su cabeza ya que tiene un talento innato y no queremos quemarlo. Uno de los objetivos es estabilizarlo.

¿Qué tiene que ver Cycling Research Center en el gran rendimiento en las cronos que está teniendo el MovistarTeam?

El nivel medio del equipo es altísimo. Cualquier corredor del equipo podría estar en el 80% de los equipos ProTour disputando una grande. En MovistarTeam, para participar en una grande hay que hacerlo demasiado bien debido al gran nivel medio. En las cronos, ¿qué hemos hecho? Lo primero fichar corredores buenos en la crono como Malori, Dowsett, Castroviejo en su día o Sütterlin. Sin materia prima no puedes. A partir de aquí, Ion Izaguirre o Jesús Herrada desde sub 23 venían haciendo buenos campeonatos de España de crono. Hay que dejar que evolucionen tranquilamente sin forzar. Dejándoles madurar y dándoles un buen feedback de información, gracias al análisis de datos al que tenemos acceso ahora, el corredor va aprendiendo. Esto sumado a los directores que tienen (Chente, Laguía, Arrieta, Jaimerena) que son gente que ha competido… Nosotros (CRC) aportamos la parte científica junto a los médicos, y los directores aportan esa parte más técnica. Si a eso le sumas el talento de los chavales y el buen ojo de Eusebio para captar ese talento, los resultados salen.
CRC trabaja mucho y se involucra en trabajos de investigación de rendimiento en ciclismo. Además las marcas, tanto Canyon como Endura, estos dos últimos años se han volcado en el trabajo, bien sea haciendo bicicletas aerodinámicas, trabajando la posición en el túnel del viento o haciendo trajes de competición más aerodinámicos. Si todo esto lo remueves y se lo das en dosis adecuadas a cada corredor los resultados van saliendo. Ion Izaguirre por ejemplo tiene un talento innato. Ver una gráfica de Ion en una crono es una pasada, es la crono perfecta. El otro día se lo comentaba a él mismo. Él y Dowset son impresionantes, una sensibilidad y una técnica impresionantes. Si a eso le sumas que tienen una capacidad brutal, sale lo que sale. También le ocurre a Amador. Coincidí en Lizarte con Andrey siendo amateur y en la pruebas en España arrasaba. Le he visto ganar cronos incluso estando enfermo con fiebre. Es un tío de 70 kilos que en plano sabe ir rápido.
Ese dejar madurar de Eusebio hace que el talento salga quizás más tarde pero sale de forma más estable. Cuántos holandeses o rusos vemos que vuelan siendo jóvenes y luego se quedan un poco estancadillos. Es todo teoría pero de momento funciona.


En el ciclismo actual donde cada detalle cuenta, ¿además de los entrenamientos y la alimentación, qué otros factores se están incorporando?

El tema de materiales es evidente a pesar de todas las restricciones que pueda poner la UCI, o el poco margen de trabajo que te deja la geometría de la bicicleta. Ropa, casco, túneles del viento. Últimamente se le da mucha importancia al tema de fisios y osteópatas en las grandes vueltas para que la recuperación sea mejor. Antes los masajes en los 90 eran para soltarte y se acabó. Ahora te miran de arriba abajo. La dieta tiene mucha importancia en el qué, el cómo y el cuánto. Al final toda la suma de factores es un coctel que se mezcla y suma.

¿Estás más cómodo en el rol de preparador o en el de director deportivo?

En cuanto a responsabilidad, como preparador se está mejor, solo te preocupas de los ciclistas que llevas. El de director es un trabajo en el que haces 1000 cosas a la vez, director, organizador de viajes, psicólogo, de todo al mismo tiempo. No es cuestión de comodidad sino de que te guste más o menos. Como director de las chicas estaba muy a gusto pero tuve que decidir y elegí Movistar. Para tener más tiempo libre es mejor ser preparador, y si quieres no vivir (risas) eliges director. Con las chicas al volver a casa seguía trabajando.

¿Qué tipo de deportistas acuden a ti de forma independiente fuera de tu rol en el ciclismo profesional?

Sobre todo trabajo con amateurs. No suelo ser selectivo. La única condición es que el ciclista quiera trabajar e involucrarse. No estoy dispuesto a trabajar con gente que quiere un preparador pero que mal paga a un preparador. Lo hago por pasión y porque me gusta y busco que el otro se involucre.
Nunca sabes cuándo va a acabar tu relación con el equipo y esto es una puerta abierta para trabajar con gente, pero lo hago realmente porque me gusta. Tengo a 4 Movistar y llevo sobre todo a amateurs del Lizarte y algún otro. Sirve también un poco para controlar a la gente. Aprovechando que Lizarte es el amateur de Movistar, si te viene gente buena, puedes controlarla e incluso aconsejar o avisar de que hay un talento a seguir.

¿Otro equipo UCI ProTour al que admires en cuanto a preparación se refiere?

No lo sé porque no sé cómo trabaja cada equipo. Creo que aquí hay mucho marketing. Se oyen muchas cosas, tanto buenas como malas. En cuanto a rendimiento creo que mejor que el Movistar Team no hay. Teniendo en cuenta que solo tenemos un esprinter, llevamos 26 victorias hasta la fecha. Etixx y Lotto tienen muchas victorias pero son esprinters puros. Aunque Etixx está haciendo una muy buena temporada. Es el equipo que más ha evolucionado con respecto al año pasado.

¿Un ciclista al que te gustaría preparar y que no lo haces?

Nunca me he parado a pensarlo. Me gustaría cualquiera que fuera meticuloso y que se involucrara mucho en la preparación. No sé quien es así dentro del pelotón. Por cualidades quizás Froome, pero tenemos a dos corredores muy similares en Movistar.

En pocas palabras…

Sheyla Gutierrez: Trabajadora, sufridora, cabezona y futuro del ciclismo español.
Jorge Arcas: Muy trabajador, muy serio y muy profesional.
Chente García Acosta: Muy inteligente y creador de buen ambiente.
Dori Ruano: Una trabajadora del ciclismo femenino.
Enrique Sanz: ¡¿Mi hermano?!... ¿Qué te puedo decir de mi hermano? (risas). Serio y trabajador.
Fanny Riberot: Simpática, creadora de muy buen ambiente y con muchas ganas de trabajar.
Manolo Azcona: Estandarte del ciclismo navarro, peleón ya que sigue en la brecha año tras año, y muy trabajador. Gracias a él, el ciclismo amateur navarro tiene una base muy sólida.
El denominador común en este gremio es que hay que ser muy trabajador. Acabas de hacer que me dé cuenta de ello.

Quiniela para el Tour

1º Nairo
2º Froome
3º Contador



No hay comentarios:

Publicar un comentario