lunes, 28 de diciembre de 2015

La muerte televisada (Fabio Casartelli)


CARLOS VILLALBA GALÁN


En el verano de 1995 toda España estaba pendiente de lo que ocurría en el Tour de Francia. Miguel Indurain podía ganar de nuevo la ronda francesa y convertirse en el primer corredor que lo hacía por quinta vez consecutiva. El navarro conseguiría la proeza, pero aquel año habría otra noticia que conmocionaría a los espectadores.

El 19 de julio de 1995, hace ya veinte años, me senté frente al televisor para ver de nuevo a mi ídolo defender el liderato que mantenía hasta esa fecha. No se lo estaba poniendo fácil la ONCE con Alex Zulle y Laurent Jalabert. El día antes había sido Marco Pantani quien había apretado al pelotón. La decimoquinta etapa también era una etapa importante. El protagonista de lo puramente deportivo fue Virenque, ganador en la meta de Cauterets.

El primer puerto de montaña de la jornada era el Col de Portet-d’Aspet, y en el descenso…


Podría parar de escribir y comprobar en internet si aquel día la caída pudimos verla en directo por televisión española, o si la vimos repetida una vez que la televisión comenzó la retransmisión. No lo comprobaré. En mi memoria quedó grabado el momento en que sentado delante del televisor, aquellas impactantes imágenes de Fabio Casartelli tumbado de costado en el cemento, se convertían en mi primera muerte televisada.

En el kilómetro treinta y cuatro el corredor italiano caía.

"Fue un descenso bastante rápido. En un momento dado, hubo una curva más larga que las otras. Casartelli no pudo girar. Creo que fue su rueda trasera la que golpeó el lado, y él voló en el aire." (François Simon, corredor del Castorama, que estaba detrás de Casartelli)

"Yo me libré por los pelos de la caída. Acababa de pasar por la curva cuando oí un ruido, me volví y vi a Rezze volando y a Casartelli en el suelo. No quise mirar más" (Aitor Garmendia, corredor del Banesto)

"Era una curva hacia la izquierda y por la derecha salió volando Dante Rezze, que cayó por un pequeño terraplén. Casartelli, que iba detrás de Rezze, se golpeó en la cara e inmediatamente se quedó inanimado mientras la sangre no paraba de manar. Me bajé del coche y le tuve entre mis piernas. Ya se veía que era gravísimo". (Juan Fernández, director del equipo Mapei, testigo de la caída desde el coche del Mapei)

Los momentos posteriores a la caída fueron complicados. La situación era delicada.

"Llegué 10 segundos después de la caída. Me di cuenta de que era una lesión grave. Casartelli tenía cortes que sangraban mal. Hicimos todo en las mejores condiciones y lo más rápido que pudimos. Pero él tenía cortes muy graves, y cuando hay tal sangrado, sabes que ha sido un impacto muy fuerte" (Doctor Gerard Porte, jefe médico del Tour)

"No podemos saber exactamente lo que pasó porque ninguno de los afectados recuerda lo que pasó. Tenía el lado izquierdo de la cabeza destrozado" (Nicolet, médico del Tour)

"Perdió mucha sangre. Yo bajé del coche e inmediatamente me quedé bloqueado. Fui tan consciente de la gravedad que no sabía qué hacer" (Jim Ochowicz, director del Motorola)

Fabio Casartelli fue trasladado a un hospital.

"Su corazón se detuvo tres veces en el helicóptero, pero fue un trauma cerebral el que causó la muerte. Murió 30 minutos después de llegar al hospital." (Portavoz del Hosipital)

"Supe de inmediato que se trataba de una situación desesperada. Pero hasta que llegamos al hospital, todavía tenía la esperanza de que se salvara. Su rostro estaba hinchado, perdió mucha sangre, pero aún no podía concretar la gravedad del trauma craneal. Su corazón respondía bien a los estímulos. El ritmo era regular y había ventilación" (Nicolet, médico del Tour)

"Creo que el corredor se ha golpeado contra el cemento. Tan pronto como lo vi en el helicóptero vi que tenía la cara hinchada y un enorme hematoma. En las radiografías se observan fracturas en forma de estrella, la zona parietal se separa de la zona facial. También tenía los ojos negros que son síntoma de una lesión en la base del cráneo" (Nicolet, médico del Tour)

"Las radiografías eran despiadadas. Fabio tenía fracturas en todas partes, con aplastamiento del hueso parietal. El cerebro ya no funcionaba. El cráneo fue dividido, como la zona vascular. La situación se ha deteriorado rápidamente. Fabio ha tenido nueve litros de transfusión de sangre y la reanimación cardiopulmonar se hizo durante más de una hora, lamentablemente ineficaz" (Dr. Chaouky, médico en el Centro Hospitalario intercomunal de Tarbes)


La carrera continuaba, y con el italiano fallecido en el hospital, la radio interna del Tour anunciaba la tragedia.

"Tengo que dar una noticia grave, terrible. El corredor italiano Fabio Casartelli, dorsal 114, víctima de una caída en el kilómetro 34 en el descenso del Col de Aspet y que había sido evacuado al hospital de Tarbes, ha muerto" (Jean-Marie Leblanc, director de la carrera)

No hubo ningún pacto verbal pero parece que nadie quiso informar a los ciclistas de lo que había ocurrido.

"Es muy malo que no nos dijeron nada durante la carrera. Después de este Tour quiero un descanso de las carreras" (Rominguer, corredor del Mapei)

"Una víctima mortal es lo peor que puede suceder en el Tour y el deporte, pero yo desearía que la gente respete a los muertos. Las ceremonias después de la victoria de Virenque eran innecesarias" (Eddy Merckx)

"Me acabo de enterar. Si lo hubiera sabido antes no habría ido tan rápido. Yo estaba tomando todo tipo de riesgos, no era consciente de lo que había sucedido, de lo contrario, podría haber aflojado. Cuando me enteré de lo que había pasado terminé mis celebraciones. Dedico mi victoria a su familia, que debe estar pasando un terrible dolor"(Virenque, corredor del Festina y ganador de la etapa)

Mientras tanto, alguien debía dar la noticia de lo ocurrido a su mujer. Fabio acababa de tener un hijo hacía tan solo cuatro meses. Massimo Testa, médico del equipo Motorola le dio la noticia por teléfono. "Señora no sé cómo decirlo... Fabio está muerto". “No, no es verdad. Dime que no es verdad…”  (Annalisa, esposa de Fabio)

Monumento homenaje a Casartelli

En la meta, el líder de la carrera hacía la siguiente declaración.

"Es una tragedia para su familia y para el deporte. Tomamos muchos riesgos. Tenemos la suerte de que no sucede más a menudo. Es increíble la altura de las montañas, pero cuando estás descendiendo no piensas en ello” (Miguel Indurain)

El golpe que supuso la noticia para el equipo Motorola fue muy duro. Aún así…

"Es mejor continuar, son deseos de la familia, dijo Mejía. Tenemos que seguir por ella y por él” (Álvaro Mejía, corredor del equipo Motorola)

"Ellos sintieron que querían continuar en su memoria" (Pablo Sherwen, portavoz del equipo Motorola)

No hay comentarios:

Publicar un comentario