domingo, 7 de octubre de 2018

Entrevista a Óscar Cabedo

CARLOS VILLALBA GALÁN


La participación de 4 equipos nacionales en La Vuelta España de 2018 ha supuesto un acontecimiento muy importante para el ciclismo español. Era algo que necesitaba nuestro ciclismo y que da sentido al trabajo de muchos profesionales que han ido construyendo un proyecto poco a poco para estar ahí. Este es el caso del Burgos BH y de uno de sus corredores, Órcar Cabedo. En su primer año como profesional ha disputado la Vuelta a España. Una oportunidad que le ha servido para aprender, mejorar y vivir con la ilusión de lo conseguido y de lo que queda por venir. Antes de su viaje a lo que será su última carrera de la temporada en Turquía hablamos con él.



¿Viste el mundial?


Sí, por la tele. Sobre todo los últimos kilómetros. Aquí todos lo vimos igual, tanto tú, como yo, como todos los aficionados al ciclismo españoles estábamos pegados al televisor apretando el cojín y gritando por la victoria de Valverde. Fue un día bonito para el ciclismo español.

¿Te ves participando algún día?

Verme, verme…pues no. Sí que me gustaría. Al final, representar a tu país, estar entre los seleccionados, vivir la experiencia de un mundial o un europeo…no te puedo decir que me vea, pero sí que me haría mucha ilusión.

Primer año como profesional y participas en La Vuelta, ¿sabes lo difícil que ha sido para otros españoles poder llegar a correrla?

Si, es curioso, la verdad es que me ha venido todo de cara. El año pasado hice buena temporada en amateur y justo salen equipos profesionales, estoy en un equipo profesional y justo nos invitan a La Vuelta, y estoy andando bien y justo me toca ir a mí. Ha sido como una carambola que me ha beneficiado. Sé que hay corredores que luchan muchos años por pasar a profesional y por estar en una gran vuelta. A mí me ha venido así, más rodado por así decirlo. Me ha hecho mucha ilusión.

7º en la cuarta etapa de La Vuelta, ¿cómo lo ves ahora desde la distancia?

Es difícil de explicar. Salió todo conforme se planeó. Yo tenía que coger la fuga para defenderme en el final en alto, soy escalador. Justo me metí en la fuga y el SKY la dejó llegar. Aguanté todo lo que pude. Salió todo como estaba planeado. Estaba todo el mundo muy contento, tanto yo, como el equipo, como Julio Andrés Izquierdo, el jefe. Un equipo que es nuevo en esta categoría y que el cuarto día de la Vuelta hace este puesto, lo valoramos como muy bueno.

¿Y esa noche?

Fue un día ajetreado. Muchos mensajes, muchas  notificaciones, y entre que miras unas cosas y otras y apagas el móvil…cuando estaba en la cama acostado esa noche pensé que me había quitado un peso de encima. Quieras que no La Vuelta son 21 días y si eso lo haces el cuarto día, lo hecho, hecho está, es como trabajo adelantado (risas). Esa noche dormí muy tranquilo, con la sensación de tener los deberes hechos.

¿Cómo se explica a alguien que no conoce bien el mundo del ciclismo lo que significa quedar 7º en una etapa de La Vuelta?

Este año hemos corrido muchas carreras, pero la repercusión que tiene La Vuelta a España es inmensa. Solo la repercusión que tuvo el equipo en La Vuelta casi que justifica la esponsorización de todo el año. Los países que lo ven, las audiencias…creo que esa etapa la vieron sobre 1.400.000 personas aproximadamente según leí en un periódico. En otra vuelta no lo va a ver tanta gente. Para un equipo, estar representado en la fuga, pasando relevos y si encima sales en la pantallita que has hecho séptimo, para el Burgos BH está muy valorado y noté que daba más nombre al equipo.

Y a tu rueda Yates…

Si. Fui el último corredor de la fuga. Él venía apretando por detrás, mi director José me apretaba por la radio. Me decía que apartaban al coche y que Yates venia muy fuerte, que no me podía coger. Los dos últimos kilómetros los hice muriéndome en la bici, pero bueno, luego la foto quedó muy bonita en meta (risas).



¿Cómo valoras tu 86º puesto?

Tengo que estar contento. Creo que todos los corredores del equipo hemos hecho una gran Vuelta. Se nos pedía coger fugas y que el equipo estuviera representado más allá de hacer top 10, ni ganar una etapa. Creo que fueron 14 días con representación del Burgos BH en la fuga. Yo tuve la capacidad de coger una, pero en las etapas de montaña me defendía. En los Lagos, que fue durísima, casualmente fue en la que mejores sensaciones tuve. Las más duras fueron esa y la de Andorra, y fue en las que mejor me encontré. Soy escalador, y por pura lógica son en las que mejor me tenía que encontrar. Creo que superamos las expectativas tanto personales como las del equipo.

¿Qué quería de ti el equipo en La Vuelta?

Me pedían justo lo que hice. No me pedían nada en las llanas ya que yo iba a sufrir más que los otros. Para mí las de montaña. Las fugas se hacían en el llano o en puertos de tercera a una ostia de pánico, yo no tengo esa explosividad que hace falta, no podía entrar y el equipo me pedía que al menos fuera el último hombre en meta y que diera todo lo que tuviera. Pero si me tocaba apretar en Lagos, Andorra y en la Covatilla, para terminar lo más adelante posible. No me lo pedían todos los días. Si había 3 finales (Covadonga, les Praeres y la Camperona) a mí me tocó en la Camperona y en Los Lagos. Iba turnando los esfuerzos.

¿Cuándo supiste que ibas a correr La Vuelta?

No sé hasta qué punto te lo puedo decir pero más o menos se empezó a tantear después de la buena primavera que hice. Hice buena Vuelta al País Vasco, también bien en el Gran Premio Miguel Induráin, en Castilla y León no hice posición destacada pero ayudé mucho al equipo y terminaron muy contentos conmigo. Luego vino Asturias donde hice el 19º, y en Aragón en 12º. A raíz de esos resultados el equipo estaba contentísimo conmigo. No se esperaban que andara tanto. Había dado un salto de calidad y me dijeron que existía la posibilidad de estar en La Vuelta. Antes de esos resultados la posibilidad no existía. Me dijeron que podía preparar el calendario como si fuera a correrla aunque nada era seguro. Al ser de primer año no me puedes avisar dos semanas antes, necesito prepararme y mentalizarme. Creo que lo hizo bien el equipo para que pudiera prepararme.

¿Es más difícil meterse en la escapada de una gran vuelta?

Es curioso, y no lo he visto en otra carrera, o se hacia la fuga en el kilómetro uno como muy fácil entre comillas, o se tardaban 30, 40, 50 kilómetros e ibas rezando para que se formara la fuga de lo rápido que se iba. La mía fue fácil porque fue a la primera intentona. Ves que arranca esa gente, yo iba detrás del coche de Guillén, el primero que arranca voy a por él, justo ves que hay hueco, haces unos relevos a tope para abrir más hueco…Ese día fue fácil pero ha habido días, como la etapa de Luintra que ganó De Marchi, que fue una etapa de espanto. Se tardaron 100 kilómetros en hacer la fuga. Llevábamos media de 48 kilómetros por hora con puertos de tercera. Había etapas como muy fáciles entre comillas y otras etapas que eran una aberración para coger la fuga. Nada que ver con otras carreras. Luego ves la clasificación de los que han llegado en la fuga y dices “con estos corredorazos no se mete cualquiera”.



¿Es difícil estar bien colocado en el pelotón en La Vuelta?

Si, no tiene nada que ver. En la Vuelta a España son 18 equipos WorldTour y 4 profesionales continentales. No todos, pero algunos ciclistas WorldTour son un poco clasistas. Como ellos son WorldTour, y tu profesional continental, como que tienes que ir detrás de ellos. No cuadra en su cabeza que vayas delante y no te dejan colocarte, te quitan el hueco o no te lo ceden…en ese sentido son bastante pestosos (risas). En La Vuelta vas todo el día a cola, por mucho que te juntes con tus compañeros puedes hacer el amago, pero imposible estar a la altura a la que están los WorldTour.

¿Es difícil dormir tantos días fuera en competición?

Es un coñazo. Estás todo el día abriendo la maleta y cerrándola. De aquí para allá en autobús. Las camas por ejemplo a mi no me afectaban pero hay días que te cuesta más dormir que el otro por la cama. En Andalucía no se podía dormir del calor. De las mejores camas de la Vuelta a España fue un hotel en Ourense. Aquella recuerdo que le decía a Jorge Cubero, mi compañero de habitación, “¡vente aquí que son buenas!”. Aquella noche dormí como un niño pequeño.

¿Qué te faltó y qué te sobró de la maleta?

No sabía que llevarme y lo eché todo. Y claro, si lo echas todo no fallas. Pero si recuerdo que para la presentación en Málaga, cuando fui a afeitarme dije “¡cago en diez! Ya se me ha olvidado la espuma de afeitar”, y como mis padres venían a Málaga me trajeron espuma. También les tuve que pedir un cojín para el autobús. Me sobró ropa porque para La Vuelta nos dieron ropa de calle y les di a mis padres una mochilita con lo que me sobraba.



¿Qué ciclista te ha sorprendido más en La Vuelta?

No sabría decirte, es que hay tantos y tan buenos. Por ejemplo, a Valverde no lo he visto en toda la Vuelta (risas). Él va ahí delante, en la fila de los Movistar, detrás del equipo que tira siempre. Lo vi una vez que paraba a mear y en el control de firmas pero no en carrera (risas). Sagan por ejemplo tiene mucha habilidad encima de la bici. Es espectacular, bajando con los freno de disco, apura mucho, se mete por las zanjas de la carretera…su habilidad es conocida pero en directo si que impresiona.

¿Después de tu buen rendimiento has notado más ojos mirándote?

Si mucho. Al final es la Vuelta a España. Cualquier cosa que haces tiene más repercusión. Lo he notado en mi casa, con los seguidores que ya me seguían, en las redes sociales, en mi pueblo con todo el mundo que me cruzaba y me daba la enhorabuena. Si hubiera sido el Tour de Romandía, que solo lo echan en eurosport, no se entera ni el tato. Pero en La Vuelta es diferente.

¿Has tenido ofertas?

No he tenido llamadas. Soy neoprofesional y tengo el año que viene asegurado con el Burgos BH si o si. Tampoco he hecho ninguna barbaridad como para recibir llamadas (risas). Para un primer año está bien, pero falta dar un pasito adelante el año que viene.

¿Te ha pesado ser hermano de Jose Cabedo de cara a tu paso a profesionales y tu participación en La Vuelta?

A mí la verdad es que no. Sí es posible que alguien, sobre todo el que no esté puesto en ciclismo y no sepa lo que hice en amateur, al ver al director que se llama Cabedo, y un corredor que se llama Cabedo, piense “este está ahí porque es hermano del director”. Pero una vez empezada la temporada creo que se ve por qué estoy en profesionales. Con el buen rendimiento que tuve en primavera me gané el sitio en La Vuelta y creo que nadie puede pensar que estoy aquí por ser hermano de José.

¿Cómo fue esa primavera de la que hablas?

Al principio de temporada me costó un poquito. No tenía el ritmo que hacía falta, las distancias no tienen nada que ver con amateur. En la Challenge y Andalucía no acabé contento y en Indurain me fue bien. Diego Rubio tuvo el accidente. Él estaba para correr en País Vasco. Yo no estaba para correr, no me había ganado el sitio. Pero Diego no estaba bien después del accidente y entré en ese hueco. Después de Indurain me dijeron que no me fuera a casa y que me quedaran una semana más para correr la Vuelta al País Vasco. A partir de ahí dio la casualidad que estaba bien de forma porque venía de Sierra Nevada, el equipo empezó a confiar en mí, yo a confiar en mí mismo, y los resultados acompañaron.
Se me valoró mucho la actuación en el País Vasco. Fue la primera WorldTour con todos los gallos y la gente me lo valoró. Alguien que no entiende de ciclismo ve el 34 en la general y dice “vaya churro de vuelta que has tenido” pero los que entienden lo valoraron y eso también me sirvió para motivarme.



Lo tuyo es la montaña pero, ¿prefieres puertos largos, o cortos y explosivos?

Por preferir prefiero largos como los de la etapa de Andorra o Los Lagos. Puertos largos de tampoco mucha pendiente. Ahí es donde me defiendo bien. Más que grandes puertos diría que puertos encadenados.

De cara al futuro, ¿prefieres mejorar tus puntos débiles o centrarte en reforzar tu punto fuerte, la montaña?

Pues…no es mala pregunta…pero no me lo he planteado. Creo que hay que trabajar en los puntos débiles, pero si eres una cosa no puedes cambiarla. Si tú eres sprinter tienes que entrenar por sprintar y no calentarte la cabeza con subir. Si yo soy escalador tengo que esforzarme en ser mejor escalador. Tengo que mejorar en el llano y ganar punta de velocidad pero eso no me preocupa, me preocupa más convertirme en un buen escalador.

¿Has pensado en mudarte a zona de montaña?

Pues no lo he pensado, pero sí que me gustaría. Por ejemplo la zona de Andorra me ha encantado, paso mucho tiempo en Sierra Nevada también. No me importaría mudarme a un sitio de esos.

¿Está ya definido el equipo para 2019?

Hombre (risas) los equipos ya tienen las plantillas hechas. Es pronto para desvelarlo, pero ya quien más y quien menos lo tiene cerrado. Pero no puedo decirte nada (risas).

¿Cuál es tu objetivo para 2019?

Lo he pensado mucho, y es mejorar. Si este año he hecho esto, el año que viene esto, y un poco más. Así es como he estado pensando los últimos 5 años. Me dan igual los demás, yo me centro en mí y en dar un paso más.

¿Tenéis invitación asegurada en La Vuelta 2019?

Ni idea. Es la gran pregunta que tenemos todos, tanto nosotros como el Caja Rural o el Euskadi Murias. Seguro es solo cuando hacen la presentación y anuncian los 4 equipos. Estamos contentos con la oportunidad que nos ha dado La Vuelta. Hemos cumplido las expectativas. Si estamos en Vuelta España en 2019, ese será mi objetivo.




Fotos: Facebook Burgos BH y web Burgos BH

No hay comentarios:

Publicar un comentario