miércoles, 13 de enero de 2016

Entrevista a Juan Mari Guajardo

CARLOS VILLALBA GALÁN

Solo puedo presentarlo de una forma para que podías conocerlo, Juan Mari Guajardo es la voz de La Vuelta ciclista a España.


Los ciclistas que disputan una Vuelta a España tiene que entrenar duro para llegar hasta ahí, y para formar parte de la gran familia de La Vuelta, el curriculum pasa por años de bicicleta. Tú conquistaste la gran ronda española muy joven, ¿cómo asimilaste ese ascenso meteórico?
Cuando estás dentro de un evento no eres muy consciente de dónde estás metido. Mi sensación era de estar en una nube…y de allí, poco a poco…a enviar curriculums al resto de carreras para que contaran conmigo. No considero que fuera un ascenso meteórico. Me dieron la oportunidad de La Vuelta, había que aprovecharla y darlo todo. No hay carrera pequeña. Hoy he terminado el campeonato de España de CX y considero que en todos los sitios hay que dar el máximo. Así de simple.

¿Cuáles son las grandes diferencias de hacer de speaker en una gran vuelta o en carreras de menor repercusión?
Yo suelo comentar que donde más cómodo me encuentro es cuando tengo que comentar alguna carrera ciclista. Esta es mi especialidad, lo que más tiempo llevo haciendo y también es mi deporte. La repercusión que tienen los corredores cuando llegan a la línea de meta en una carrera profesional es muy grande, todo el mundo los conoce. Pero intento tratar a todos los corredores por igual, bien sean sub 23, cadetes, junior... Hay que animar mucho a los participantes porque tienen mucho mérito. Luego, en otras disciplinas deportivas no tiene nada que ver. Hace poco he realizado un evento de motos, un FreeStyle en Bilbao. Tienes que conocer los saltos y trucos que hace un piloto. Mi trabajo en ese tipo de eventos es 100% animación. Siempre me intento llevar al público en el bolsillo que es de lo que se trata, que se lo pase en grande.

¿Qué te gusta más, speaker a pie de calle o locución televisiva?
Sin lugar a dudas, lo mío ahora mismo es la locución a pie de calle. El contacto con el público es algo que yo agradezco especialmente. Vas a carreras y ves rastros conocidos. Cuando vas a la Vuelta a Asturias tienes aficionados que siempre suelen ir. Lo mismo cuando vas a La Vuelta Castellón sub 23 por ejemplo. Vas conociendo a gente año tras año  y tienes una muy buena relación. En cuanto a televisión, lo único que he podido hacer, y lo he disfrutado intentado hacerlo lo mejor posible, es cuando me ha tocado hacer algún reportaje de televisión. Los organizadores hablaban con Teledeporte, quizás porque no podían hacerlo ellos, y era yo el encargo de transmitirlo. Es una buena experiencia pero no tiene nada que ver con ser speaker a pie de calle.

¿Qué cualidades debe tener un buen speaker de ciclismo?
Lo principal es conocer a los corredores y ser consciente de que los ciclistas son los protagonistas del evento. Tú eres el encargado de transmitirle al público los valores y los resultados que han conseguido. Siempre comento que importantes son, desde el primero al último. No trato de centrarme en las figuras sino en lo mejor de cada corredor, que estoy seguro de que lo tienen.

¿Recuerdas alguna carrera en la que consiguieras un especial feeling con el público?
Buscar el feeling con el público es el quid de la cuestión. No es fácil. Hace falta saber si están motivados, si hace mucho calor o mucho frío. Yo siempre intento pasármelo bien y sacar lo mejor de cada evento en el que estoy. Algo especial que recuerde…en la Vuelta del año pasado en Cáceres que tuvimos una etapa en la que venía Tony Martin escapado durante varios kilómetros. Al final le cogieron a prácticamente 25 metros para la línea de meta. La gente vibraba viendo en las pantallas gigantes como mantuvo durante tantos kilómetros 10 segundos, 8 segundos de diferencia. Y este es uno de los últimos momentos que recuerdo especialmente.

¿Cuál es la peor noticia que has tenido que comunicar en carrera?
Sin duda cuando he tenido que comentar la caída grave de algún ciclista. Sobre todo , me acuerdo mucho de una vuelta a Asturias donde dos días antes, en la subida al Naranco, había fallecido Alessio Galletti. Se rumoreaba antes de acabar la carrera que había sucedido esa noticia trágica. Mantener la concentración en esos aspectos es realmente complicado.

¿Cuál es la diferencia entre el ciclismo profesional en carretera y el resto de modalidades ciclistas? ¿y con otros deportes?
Lógicamente tiene más repercusión cuando estás en La Vuelta pero yo intentó hacer todas las carreras de la misma manera. Me preocupo si hago una carrera de cadetes en conocer a los ciclistas que están destacando últimamente, que han conseguido buenos resultados. Lo mismo en la categoría junior y lo mismo en la categoría sub 23. Si que en La Vuelta tienes mucho tiempo en el que tienes que hablar. La media de hora en las que hablas es de cinco horas cada día. Intento que todas las carreras sean una fiesta y para mi todas tienen la misma categoría.

¿En qué carrera te gustaría trabajar que todavía no lo hayas hecho?
Hay muchas carreras en las que me gustaría trabajar pero por circunstancias, bien sea del organizador o por cuestiones de fecha, no he podido estar. A mí me gustaría por ejemplo comentar la Vuelta a Cataluña, el circuito de Getxo, la Clásica de Amorebieta, volver a la Vuelta al País Vasco. Tuve la suerte de comentar el Tour de Francia en el año 2006, en la etapa de Pla de Beret, y siempre digo que ojala se vuelva a repetir. En todas aquellas carreras en las que no he podido ser el speaker, ojala que un futuro pueda estar allí.




¿Cómo han influido en tu trabajo los cambios que se han producido en los recorridos de La Vuelta en los últimos años en tu trabajo?
El encargado de adaptarse a los nuevos recorridos soy yo. Hay que reconocer que son accesos más complicados, todo buscando un mayor espectáculo de cara al público y de cara a las audiencias de televisión. Lo importante es que la gente pueda acceder a los puertos y estar cerca de la línea de meta para ver las llegadas. A mi especialmente no me ha afectado. Muchas veces cuándo me preguntan por el recorrido de La Vuelta no suelo hacer especial caso al recorrido que pueda tener. Adaptarme a lo que hay, preparármelo como siempre y llevarlo con las mismas ganas de siempre.

Teniendo en cuenta tu trabajo, y a los aficionados, ¿podrías diseñarnos cómo sería para ti una buena y atractiva etapa de La Vuelta?
Qué difícil me lo pones con esta pregunta…para una jornada atractiva me gusta que la etapa tenga un paso previo por la línea de meta, pero es difícil. Es algo que siempre comento con los organizadores. Un paso previo por la línea de meta, un circuito de 15-20 kilómetros. La gente está allí, ven la velocidad con la que van rodando los corredores, ven como se van organizando y les vas explicando poco a poco cómo van a ir llegando. Si con suerte se forma ahí una escapada y tenemos emoción hasta los últimos kilómetros sería lo ideal. Si además consigue la victoria un corredor que es muy conocido en la zona donde tenemos el final de etapa mejor que mejor. Creo que serían esas pinceladas: un paso previo por la línea de meta, que tengamos emoción  y mucho público con ganas de animar a los ciclistas.

Cuando la Vuelta pasa por tu tierra, ¿es diferente para ti?
Sí que lo vivo de manera especial. Por suerte puede venir la familia y algún día puedo ir a dormir a casa, que se agradece de cara a la cabeza. Me suelen acompañar a la línea de salida y reconozco que cuando estoy comentando una etapa de la Vuelta y tengo a mi familia cerca, siempre se me escapa alguna mirada. Para ver qué tal están, ver qué tal se lo están pasando y creo que siempre es el mejor reflejo. Si que se nota algo especial porque lógicamente ves a más gente conocida. Se vive con intensidad. También tienes algún que otro compromiso de más que intentas atender de la mejor manera posible. Recuerdo cuando tuvimos la salida de Pamplona, hacía mucho calor pero montamos un gran ambiente en la plaza de toros. De las cosas que voy a recordar siempre.

¿A qué ciclista te gustaría entrevistar y todavía no lo has hecho?
Por suerte he tenido la ocasión de entrevistar a muchos, y además a los punteros. Quizás esperamos ahí al ciclista del futuro, que ojala llegue y que sea yo el encargado de entrevistarlo. Confío en que sigan saliendo corredores y que yo esté allí para entrevistarlos.

¿Puedes decirnos un ciclista al que tuvieras que sacarle las palabras casi a la fuerza y otro al que tuvieras casi que apagarle el micrófono?
Hay muchos corredores a los que les cuesta ponerse delante del micrófono para comentar sus impresiones. Por ejemplo, Oscar Pujol. Hace poco he estado con él y le cuesta un poquito ponerse hablar, y eso que se está soltando últimamente. Uno al que le encanta hablar, que habla perfectamente, y que transmite con pasión su deporte es Markel Irizar. Cuando habla es una delicia entrevistarle por lo bien que lo explica todo.

El gran referente del ciclismo español ha sido Miguel Induráin, todavía no eras speaker en esa época. Si pudieras, ¿qué etapa en concreto te hubiera gustado comentar de la época del navarro?
La etapa que más me hubiera gustado comentar de Induráin hubiese sido la de Val d’Auron de 1991, cuando junto con Chiappucci se escaparon. Miguel se puso con el maillot amarillo y por cinco años nos hizo disfrutar de la mejor versión del Tour de Francia. Pero te puedo contar, que aún no siendo lo mismo, he coincidido con Induráin vestido de ciclista en marchas cicloturistas. Tuve la suerte en un homenaje que la firma Baqué, al cumplir 30 años en este deporte, hizo al ciclismo. Ciclistas como Julián Gorospe, Marino Lejarreta, Mikel Zarrabeitia, Miguel Induráin…se hizo un critérium de viejas glorias. Recuerdo el ataque de Miguel Induráin en las últimas vueltas de un circuito urbano. La gente lo vivía y eso que llovía en Durango. Cuando estaba de speaker recordaba cuando Miguel ganó la clásica de San Sebastián de 1990 atacando en Jaizkibel. Iba primero, segundo iba Marino Lejarreta y este último concluyó segundo en aquel critérium. Me remonté aquellos años 90 en los que lo seguía por televisión y atacaba Induráin. Escuchaba el sonido del público “¡Venga Miguel!” Fue una fiesta genial que montó Baqué.




Cuando ves el Tour o el Giro, ¿prefieres televisión o radio para seguirlo? ¿Cómo ves el panorama español de radio y televisión en cuanto a comentarios de ciclismo se refiere?
Para seguir el Giro y Tour lo hago por televisión. Lo que no quita que alguna vez ponga la emisora de radio de turno para escuchar los últimos kilómetros. Sobre todo, porque suelo estar mucho tiempo de viaje, más en el Tour de Francia que en el Giro. Por desgracias, las emisoras de radio no le dan tanta cobertura al Giro como hace unos años. Si escucho el Tour en la radio cuando voy de viaje. En cuanto a comentaristas, todos tenemos en la mente un comentarista y sobre todo un narrador, Javier Ares. Por lo bien que narraba la carrera. Hay mucha gente que hoy por hoy lo hace bien: Heri Frade, Iñigo Marquinez, Chema del Olmo… A ellos les gusta el ciclismo y es fundamental que te guste el ciclismo para poder transmitirlo a los oyentes.
Si que echo muchísimo en falta la explicación de las emisoras de radio. Yo he crecido con la radio y me acuerdo cuando mi padre iba como periodista a las carreras. Los despliegues de las emisoras de radio eran verdaderamente espectaculares. En los últimos años hay emisoras, que incluso a través de internet, antes de conectar con los últimos kilómetros le dan esa salsa y esa chispa a la carrera para crear un poco de polémica y de debate. Vivir las emisoras de radio como lo vivíamos antes en los años 80 sí que es algo que yo echo especialmente en falta.

¿Te has formado alguna vez expresamente para tu trabajo? ¿Te has planteado impartir formación?
Lo de impartir formación la verdad es que no. Alguna vez me han comentado algo sobre intentar que otros speakers aprendiesen mis técnicas. Yo sí que me he preparado. Estudié relaciones públicas, luego hice un curso de radio, pero siempre he comentado que son las carreras y la práctica las que me han dado esta forma de trabajar. Cada carrera me la preparo con mucho mimo, corredor por corredor y repasando mis archivos que voy actualizando. Tengo un cuaderno que voy preparando todo los años de corredor por corredor, equipo por equipo, siempre memorizando. Después siempre tienes tus truquillos. Una palabra clave que te puedas poner en la lista de dorsales de cada corredor para ir enlazando una cosa con la otra. La formación es el día a día. Sobre todo el no acomodarte, siempre estar alerta. No hay carreras pequeñas, todas las carreras son grandes.

Cuando vas a hacer de speaker en un deporte que no conoces, ¿cómo planteas el trabajo?
El trabajo previo es muy importante. Familiarizarte con el deporte. A mi hace unos años me tocó hacer un campeonato de España de gimnasia rítmica en Pamplona, y yo de gimnasia rítmica no tenía ni idea. Esto fue hace muchos años, unos 10 años más o menos. Me lo plantearon porque no existía la figura del speaker. Fui varias veces a ver cómo entrenaban las chicas en el pabellón Anaitasuna, hice varias reuniones con los organizadores para saber hasta dónde podía llegar, qué podía hacer, cómo es el sistema de trabajo, en qué momentos se puede hablar. Hay que familiarizarse para luego intentar aportar con tu labor. En este caso fue animación.
En las motos, cuando hago eventos de FreeStyle, es importante y básico conocer las figuras de los pilotos, los trucos que hacen. Saber lo que es un backflip, un backflip con combinaciones, lo que es un superman, lo que es un rock solid, estas son algunas de las figuras que el otro día pude comentar en Bilbao y de ahí a la animación con el público que eso lo vas adquiriendo con el tiempo. Intentar que la gente disfrute, que hagamos la ola, que grite, que anime a los pilotos. Sobre todo en un evento de esas características no puedes empezar a tope. Empiezas fuerte, tiene que bajar un poco el ritmo y luego subir para terminar al 100%. Que la gente pase más de dos horas y diga “¡Qué bien me lo he pasado!”. En ese “qué bien me lo he pasado” está la música, la luz, por supuesto los pilotos y está también la labor del speaker.


¿Por qué puesto de trabajo, dentro del mundo del ciclismo, dejarías el de speaker?
Eso es muy difícil y nunca me lo había planteado. Hoy por hoy puedo decir que me gusta comentar las carreras ciclistas y que estoy en el sitio más privilegiado. Poder comentar y entrevistar a ciclistas como Pantani, Chipollini, Petacchi, Amstrong, Chiappucci, Bugno, hasta el día de hoy con Contador, Aru, Nibali, Froome, Wiggins, que les he podido entrevistar en la salida… Creo que estoy en un sitio privilegiado y trabajo día a día para mantenerme ahí.

Reconoces la lectura como tu pasatiempo, ¿qué libro te ha acompañado en La Vuelta 2015? ¿Cuál es el mejor libro de ciclismo que has leído?
La lectura me ayuda muchísimo, sobre todo para desconectar de la competición. Tras la etapa me tumbo en la cama después de una ducha, hago tiempo para la hora de cenar y empiezas a recuperar la voz para el día siguiente. La lectura me tiene que enganchar mucho. No soy de libros complicados, sino de libros de fácil lectura para concentrarme. Recuerdo que en esta última Vuelta estuve leyendo un de los libros de la trilogía de Dolores Redondo. Me entretuvo bastante. En cuanto a libros de ciclismo hay varios. Creo que todos recordamos “El Alpe d’Huez”, el de Daniel Mageas que ha sido el speaker durante mucho año del Tour y ahora tenemos mucha suerte porque a través de las nuevas editoriales de ciclismo podemos disfrutar de mucho libros. Por ejemplo de Cultura Ciclista, tuve la suerte de presentar el libro de Ainara Hernando. Me acuerdo también del libro “En Paris se ha vuelto loco” de Jon Rivas que es un recorrido por el Tour de Francia. De cinco años aquí, por suerte, con todas las editoriales que acompañan el ciclismo y que van traduciendo libros que en otros países son muy conocidos como en Francia, Bélgica e Inglaterra, los aficionados al ciclismo podemos dar las gracias a estas nuevas editoriales.

Muchas gracias por charlas con nosotros.
Muchas gracias. Ha sido un placer el estar con Ciclismo Sobre Letras. Hay varias páginas, o muchas páginas hoy por hoy, de ciclismo. Antes hablaba de las editoriales que se dedican a publicar sobre ciclismo y lo mismo digo de las páginas ciclistas. Lo importante es que tratemos con cariño este deporte. Bastantes palos se ha llevado el ciclismo y sigo diciendo que es un deporte que merece muchísimo la pena. Se cometen errores como en todos los sitios pero creo que lo tenemos que apoyar con muchas ganas, con pasión y como siempre digo, hasta pronto y nos vemos en las carreras. Que sea pronto. Hasta la próxima, gracias.

Vuelta a España 2012 /Pamplona

No hay comentarios:

Publicar un comentario